jueves, 11 de junio de 2009

11.

Siempre habrá alguien que nos va a obligar a elegir nuestro camino. A menudo tendremos dos opciones, A y B, para elegir una de ellas y cargar con ese peso toda nuestra vida. Hay otras en las que las opciones son más y variadas, la elección se hace más difícil que la primera, pero quizás las propuestas que tenemos sean todavía más superficiales. Pero nunca nos dicen que somos nosotros mismos quienes podemos crear nuestro camino, nuestra opción, ser nosotros mismos quienes nos hagamos las propuestas. Esos desvíos que nos mandan seguir son caminos que han sido averiguados por otros que nos precedieron y acertaron, no? Pues, por qué no ser nosotros mismos los que creémos un desvío que quienes vengan detrás puedan también llegar a elegir?
Puede que haya más gente, de hecho estoy segura de que la hay, que os dirá que tenéis que elegir entre el blanco y el negro, o incluso que os dejen elegir uno de los miles de grises que pueden existir en la escala de colores; y quizás sólo una, al que os diga que sois vosotros mismos quienes podéis poner el color que queráis en vuestras vidas, pero que sea pintado por vosotros, no dejéis que nadie lo haga en vuestro lugar, porque tendréis que cargar con ese peso el resto de los días que os quedan por vivir...

No hay comentarios: