viernes, 8 de mayo de 2009

8cinco

es algo más...
es algo más que cualquier tontería que se pueda pasar en dos días. ni siquiera en dos semanas. y tampoco en dos meses. pero cuánto de más es eso? sí. es algo más. pero más que qué? no. no es nada.
cuando alguien empieza algo con otra persona, a veces ni siquiera sabe que está empezando, ni siquiera lo qué está empezando. pero poco a poco, acabas descubriendo que sí, que algo está empezando, porque hay algo entre dos sujetos que va naciendo. según dicen se compara con el nacimiento de una planta. primero echan las raíces. y tienes que ir regándola cada día para que vaya naciendo cada día un poco. y quien sabe... quizás algún día le salgan flores o fruto, depende de la planta. y de repente descubres que tu planta está totalmente crecidita y te sientes orgulloso por ello. pero no por eso tienes que dejar de regarla, no, nunca, ahora quizás tienes que regalarla más. para que no se muera, nunca, nunca, nunca.
pero hay veces que sientes que algo nace y crece, pero no sabes definirlo. y te hace daño. te haces daño a ti mismo y la otra persona te hace daño sin quererlo. aunque no busque eso, lo hace. pero el daño que más duele es el que te haces tú a ti mismo. finges que intentas pasar página. te repites dentro que lo que tienes que hacer es olvidarlo. que le negarás el siguiente beso. que actuas como si todo fuese normal y nada estuviera pasando. pero lo cierto es que no intentas pasar página por el simple hecho de que no quieres hacerlo, sabes que no eres capaz de olvidarlo porque cuanto más lo intentas más presente lo tienes y sabes perfectamente que lo que más ansías es su siguiente beso. el volver a sentir sus labios sobre los tuyos, para ti no tiene precio ninguno. pero desconoces cuando sucederá y eso es lo que hace que te pongas triste recordando vuestros momentos. te pasas los días imaginando como será verlo y haces miles de planes de como vas a reaccionar. pero sabes perfectamente que planees lo que planees todo cambia cuando lo ves enfrente tuya.
todos nos dejamos caer en la tentación
la carne es débil, dicen...
y uno no sabe lo cierto que es eso, hasta que la tiene justo delante...

No hay comentarios: