sábado, 11 de abril de 2009

razón o corazón

Cuando apostamos por un sentimiento, nadie dice que va a ser fácil conseguirlo o tan siquiera mantenerlo, pase lo que pase... Nadie nunca ha dicho que nada en esta vida fuera fácil... Pero amar sin ser amado, o amar a la persona que entre.comillas no te conviene es lo menos fácil que nos podemos encontrar delante... Aunque me gustaría pensar que hay muchos que no saben de lo que estoy hablando, lo cierto es que somos demasiados los que vivimos en ese lado del planeta amoroso, el lado más desafortunado, el lado en el que el corazón más sufre, pero el lado en el que el corazón es más fuerte, porque cada día que pasa es una batalla, por no decir que cada hora de cada día lo es. Es una batalla, es una lucha continúa, entre sentimientos, pensamientos, razones, impulsos... una lucha en la que nadie sabe quien manda, una lucha permanente que parece no tener nunca final. Final. Final. Final. Por más que repito esa palabra no sé qué sentido darle.. para mí no sé ni que significado tiene, porque no tengo ni idea de a qué distancia está... Hay momentos en los que deseo que no exista, que nadie marque un final, que simplemente esto se alargue en el tiempo infinitamente... pero otras lo único que quiero es ponerlo yo, poner punto y final a todo esto, que ni siquiera tiene nombre. Pero para no variar, una vez más, lo que dicta el corazón le gana a lo que ordena la razón. De nuevo, una nueva derrota, de nuevo vuelvo a caer... pero todavía quedan muchos días por delante, muchas horas, en la que la lucha seguirá y no sé hasta cuando se va a alargar...

No hay comentarios: